Paste your Google Webmaster Tools verification code here

“No llego, no me da tiempo, me faltan horas al día…”

Esa era yo, ¿pero realmente llego tarde?,  ¿a dónde? ¿quién no me da el tiempo?…YO, yo soy quien se cargaba de tantas tareas al día que le faltaba tiempo hasta para respirar; necesitaba que el tiempo fuera más lento porque yo no podía ir más rápido, ni sirvo para dejar las cosas a medias o sin la perfección que considero necesaria…

Cómo de satisfechos estemos con la gestión de nuestro tiempo repercute en nuestras emociones y por tanto directamente en nuestra salud emocional y física.tiempo-emociones

Enric Corbera lleva trabajando más de 20 años, buscando las causas emocionales que hay detrás de la enfermedad (podéis leer acerca de ello en sus libros sobre bioneuroemoción).  “La emoción es lo que da sentido a nuestra vida. La clave es encontrar la emoción bloqueada”

Cuando el conflicto emocional es de tiempo, la enfermedad se relaciona con el tiroides (glándula situada en la parte anterior y superior de la tráquea y que segrega hormonas que influyen en el metabolismo y el crecimiento).

Cuando queremos “parar el tiempo”, nuestro metabolismo se ralentiza, va más despacio de lo habitual (es lo que deseamos…) y entonces sufrimos de hipotiroidismo. Seguro que muchos de vosotros lo padecéis o conocéis a alguien que lo padece. No tiene porqué ser una enfermedad grave ni muchísimos menos, pero a mí me ayudó más que el tratamiento, entender que me producía los síntomas.

 

Si conocieras el tiempo tan bien como lo conozco yo -dijo el Sombrerero-, no hablarías de derrocharlo como una cosa. El tiempo es una persona. (De Alicia en el país de las maravillas.).” ― Lewis Carroll

 

Eso es…el tiempo soy yo, yo quien decide cómo disfrutarlo e invertirlo, no lo derrocho, no tengo sentimiento de culpa. Ahora yo gestiono mi tiempo y en esa gestión diferencio lo importante de lo urgente, lo urgente de lo no urgente, … y hasta puedo en ese tiempo dedicarme una o dos horas a mí!!,¿ no es increíble?. Para mí lo era hasta hace un tiempo en el que decidí que iba a realizar una gestión de mi tiempo distinta, siendo yo la prioridad en el reparto del tiempo que cada día tengo. Porque si me doy mi tiempo, todo llega al suyo…

[sgmb id=”4″]