loader image

La importancia de las palabras…¿cuántas veces te has planteado un cambio en tu vida y te saboteas a ti mismo, diciéndotelo como una obligación “tengo qué…” en lugar de como una elección “quiero…”, “me gusta…”?.
“Tengo que dejar de fumar”, “tengo que ponerme a dieta”, “tengo que buscar trabajo”, “tengo que empezar a hacer deporte”, “tengo que llamar a mi madre”, “tengo que ir a ver a mis suegros”, “tengo que hacer limpieza”, “tengo que llevar el coche al taller”….
¡Cuántos tengo qué!!!, ¿es agobiante verdad?. ¿Y si lo piensas enfocándote en el resultado?, ¿te motivaría más…?:
“Quiero dejar de fumar, con lo que ahorro tendré para…”.
“Quiero ponerme a dieta, estaré estupend@ y además más ágil para …”
“Quiero trabajar, con la relación con los demás me sentiré…”
“Quiero llevar el coche al taller, estando el coche seguro, al montarme yo me sentiré…”
Piénsalo, piensa si decírtelo de una u otra manera cambia la emoción o impulso de hacerlo. En el “para qué”, esta la motivación que nos mueve a hacer … no como obligación, sino como elección.
¿Qué eliges?

 

[sgmb id=»4″]