loader image
No quiero ser una decepción para la familia

No quiero ser una decepción para la familia

Una frase muy dura ¿no creéis? La pronuncie quien la pronuncie, refleja una autoestima muy baja, o lo que es lo mismo, un bajo “amor propio”, porque el amor propio no es echarle narices a la vida, el amor propio es quererse uno mismo tal como es. Pero ¿qué opinaríais...