loader image

laugh-1391101__340

Cuantas veces en la vida decimos…»perdí la salud». Realmente la perdemos en algún momento? O tal vez sea una enfermedad sobrevenida para algo a nuestra vida y la de los nuestros?

Con veinticuatro años me diagnosticaron la Enfermedad de Crohn, la conocéis? Han pasado muchísimos años en los que mi preocupación y ocupación eran el porqué? ¿porqué a mí?…hasta que Inés (gracias Inés), me cambió la pregunta: ¿para qué? …
Me hizo recordar en qué momento de mi vida apareció, esos meses atrás que estaba viviendo yo, emocionalmente, en mí vida…qué sucedía…

Efectivamente, estaba sumida en una vida que no quería vivir así, con miedo a expresar mis temores en el que era mi primer trabajo por miedo a perderlo, por una serie de creencias que había en mí que me limitaban a salir de esa vida que no me gustaba y vivir la que yo quisiera. No era capaz de contar lo que me estaba pasando, vivia con ansiedad, pena, miedo, tristeza…con caretas de alegría, satisfacción, fortaleza… que me ponía para estar en el trabajo, con amigos, con familia, … porque en mí estaba la creencia de que era lo que debía hacer, «tragar» con la situación. Ese era mi pensamiento, pero mi cuerpo fue sabio y dijo, «si tragas con esto a mi me vas a matar» y acudió en mi auxilio a través de la enfermedad.
No la perdí, la descuidé. Descuidé mi salud. Mi cuerpo llevaba meses mandando me señales de que algo no iba bien, pero no me paré a escucharle, por ese miedo, esas creencias,…
Años después aprendí a escuchar a mi cuerpo y puedo decir que lo que los médicos diagnosticaban como una enfermedad crónica, degenerativa y que podría agravarse…ha ido mejorando.
No perdí salud, gané un aliado, para poner en guardia mis pensamientos, mis acciones, las que me hacen daño y al mínimo indicio decirme «eh, esta situación ya la he vivido y sé qué tengo que hacer, lo aprendí gracias a mi cuerpo»…
Desde Bioneuroemoción aprendí que tenía muchas emociones, sentimientos, creencias, tan arraigadas en mí y que no sabía que existían, o identificarlas…que me era imposible gestionarlas para CUIDARME, para mi salud, mi bien estar…Decidí aprender a hacerlo y me adentré en el mundo de las emociones, de la gestión de las mismas, del desarrollo de aquello que sí soy y quiero en la vida, entre otras cosas, SALUD.
Si, con mi enfermedad de crohn, entre otras, soy y quiero SALUD. No la perdí, la encontré…
[sgmb id=»4»]