¿Qué es eso?, en algún momento de vuestra vida habéis dicho o escuchado?:
– “Estoy depre, me voy a quemar la tarjeta de crédito”
– “Fui a pagar en la caja del supermercado y no pasaba la tarjeta, quería morirme de vergüenza”
– “Si ganara el doble se me iban todas las preocupaciones”
– “Lo que gana fulanito y no sabe disfrutar la vida”
– “Por más que hago números no veo como llegar a fin de mes”
– “No, me encantaría poder comprármelo, pero no puedo permitírmelo”dinero-felicidad-compras-emociones
¿Qué pensáis y sentís al leer cada una de estas frases? Porque no todas, pero estoy segura de que alguna de ellas las habéis formulado en varias ocasiones a lo largo de vuestra vida.
Todo lo que hay detrás de ello son emociones, provocadas por el dinero: alegría, enfado, tristeza, miedo…pudiendo despertar sentimientos o estados de ira, depresión, euforia, envidia…
Solemos pensar que el dinero va de números, finanzas y de cuentas bancarias que también, pero sobre todo está conectado fuertemente a nuestras emociones.
Suze Orman, experta financiera nos dice:
“Las personas piensan que si tuvieran más dinero tendrían menos problemas, ¡NO ES CIERTO! La razón por la que no tienen más dinero es debido a cómo se sienten con respecto a su vida y a sí mismas. Cómo tú te definas, hace que definas a las cosas de alrededor y al dinero. Pero el dinero y las cosas de tu alrededor no pueden definir la verdad de quien eres.
Según diferentes encuestas el 75% de las personas entrevistadas señalan al dinero como la mayor fuente de estrés.”
Una vez que nos damos cuenta de que el dinero es una fuente importante de estrés en nuestra vida y que cuando hablamos de dinero intervienen las emociones, podemos sumergirnos en nuestra relación emocional con el dinero.
Esta relación viene en gran parte de nuestro transgeneracional, creencias familiares, … es decir, desde nuestra niñez desarrollamos unos programas o guiones que dirigen, inconscientemente, nuestro pensamiento y comportamiento financiero.
Según esta experta financiera, existen cuatro guiones financieros:
1. EVASIÓN DE DINERO
“Personas que piensan que el dinero es la fuente de todo mal. Ven el dinero como algo malo, sucio, inmoral,… Y por tanto piensan que las personas ricas son poco éticas, deshonestas, codiciosas y no merecen el dinero”
Creen que la única manera de ganar mucho dinero es haciendo trampas o robando.
Este guión puede generarnos irritabilidad, enojo, angustia…

“Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciéndolo todo por dinero” – Voltaire

2. ADORACIÓN DEL DINERO
“Las personas con este guión piensan que el dinero es la felicidad. Creen que el dinero puede resolver todos sus problemas y sienten que nunca tienen suficiente dinero.”
Las personas que rinden culto al dinero suelen ser adictas al trabajo, gastan compulsivamente, se sienten infelices cuando no pueden tener o hacer algo, sus diálogos giran en torno a su escasez o su posesión…

“No midas tu riqueza por el dinero que tienes, mídela por aquellas cosas que no cambiarias por dinero” – Paulo Cohelo

3. ESTATUS DEL DINERO
“Las personas con este guión piensan que el dinero está directamente relacionado con el valor personal, la autoestima y la autopercepción.”
Buscan el reconocimiento social a través de la posesión de objetos, bienes materiales y de una imagen corporal determinada. Su lema podría ser “Eres lo que tienes”.
Esta creencia puede hacer que la persona esté viviendo por encima de sus posibilidades…

“No gastes tu dinero antes de ganarlo”- Thomas Jefferson

4. VIGILANTE DEL DINERO
“Las personas con este guión tienen control total sobre sus ingresos y sus gastos. Son personas ahorradoras y valoran mucho una vida austera. Buscan optimizar todo lo que tienen, pero esto les puede dirigir hacia conductas de avaricia y miseria.”
Son personas totalmente discretas con respecto a lo que ganan y a lo que hacen con su dinero.

“¿De qué sirve el dinero si no tienes tiempo ni con quién disfrutarlo?” – Anónimo

Vemos por tanto, que podemos encontrar a personas con desordenes financieros (comportamientos autodestructivos), para ayudar a estas personas, dentro de la psicología existe la Terapia Financiera.
Hacernos cargo de nuestras finanzas, es decir, de nuestros gastos e ingresos de una manera coherente y eficaz, es un acto de madurez emocional y de conciencia interior.

finanzas-emocionesSaber el dinero que ingresamos, los pagos que hacemos y cómo lo administramos, es decir, organizar nuestras finanzas personales disminuye el stress y sentiremos más control en nuestra vida.
Yo ya he empezado a hacerlo, y tú, ¿en qué patrón te reconoces?.

[sgmb id=”4″]