loader image

¿Lo vas a guardar para siempre? de verdad!!!??La emoción del AMOR, más bonita si cabe cuando se ve reflejada en la sonrisa de un niño…

Ayer mi sobrino de cuatro años, al terminar de comer me dijo “voy a hacerle un regalo a mamá, para cuando llegue dárselo, una sorpresa, ¿vale tía?” me explicó con los ojos llenos de ilusión.

Cuando miré de nuevo estaba “peleando” con un folio que había doblado de forma un tanto extraña…”jo, tía, es que no se dobla bien para que pueda meter la carta…” me dijo triste mientras sus manitas seguían intentando dar forma al folio de sobre, le ofrecí mi ayuda y dijo “no, que es mi regalo, yo solito que me va a salir”, y efectivamente, le salióamorEn otro folio, escribió “Para mamá, eres la mejor madre que he tenido en mi vida”, y loco de contento vino a enseñárnoslo a su hermano y a mí, al leerlo, su hermano que tiene nueve años le dijo “esa frase ya está muy puesta eh…y claro que es la mejor mamá que tenemos, y la peor, porque solo tenemos esa”… Pufffff, ahí me salió una sonrisa por la inteligencia racional de mi sobrino mayor, pero también me dio pena que con esa frase solapara su inteligencia emocional, y por un momento la de su hermano pequeño, que se quedó pensativo y rápidamente dijo “no! No es la peor porque no es mala, solo hace cosas buenas, para mí, es la mejor”. PARA MI ES LA MEJOR…eso es, sus sentimientos por encima de lo que le digan los demás. Su amor a su madre, por encima de lo que opinaran los demás.

Cuando llegó su madre, rápidamente le pidió que cerrara los ojos y le entregó el sobre, ella con la misma ilusión y emoción con la que su hijo se lo entregaba, lo recibió, lo leyó y le abrazó muy fuerte y le dijo “Muchas gracias, lo voy a guardar toda la vida”…él se avergonzó un poco, como si eso le sobrecogiera y al cabo de unos minutos en los que habíamos hablado de muchas cosas … vino de nuevo al salón, se acercó a su madre y le preguntó…

“¿Lo vas a guardar para siempre de verdad?”…

Esa emoción tan pura, el AMOR, el dar amor y sentirse amado, y entregar un pedacito de ti (en forma de carta en este caso) sin esperar nada a cambio; y por eso, por no esperar nada y que te digan “gracias, lo voy a guardar toda la vida” te haga llenarte de más amor aún.

Ese AMOR es el que deberíamos mantener vivos en nosotros, toda la vida.

[sgmb id=»4″]